La Parranda



Comparto con tres perros.  Un macho, Corzo. Negro-cenizo y peludo.  Dos hembras: Sombra es la negra que despunta canas.  Es la mayor de esta “camada”.  Es muy inteligente.  Sabe cortar lazo y madera,  nada muy bien. Es cazadora.  Es la madre de Danya.  Danya es la rubia.  Si Sombra come una planta determinada, Danya va a buscar otra igual y se la come.  Si Sombra ladra o aúlla en las noches, adivinen quien la sigue feliz.

Corzo se la pasa suelto porque no se va de la casa.  Pasea por el terreno, que es suficiente en esta montaña de la vereda Ampudia, de Jamundí.  Si lo llamas, sabes que aparecerá pronto.  Ummmh, es cierto, se ha pegado algunas escapaditas, pero nada lejano ni prolongado.  En las noches es un Mago que envía la Magia para que yo pueda dormir tranquilo en esta montaña que aún respira pese a ser zona de minería.  Corzo es temido en la zona.  Los tres.

Sombra ya me costó una gallina. 

Sombra y Danya esperan a las seis.  Cuando el sol se va metiendo entre estas montañas.  Considero que los buenos campesinos guardarán todos sus animalitos para protegerlos de los seres de la noche.  Así que se ponen impacientes, ladran y hacen histeria.  Luego las suelto. 

Vuelven tarde en la noche o en la madrugada.  Agotadas, se echan en el porche.  Durante el día permanecen con cadenas livianas pero fuertes.  Largas suficientes para que podamos parchar si quieren.  Y nos vamos de expedición al menos tres veces a la semana.  El Río Blanco es el super parche.  Todos se van libres y Somos, como grafitearía Somos.

Estuve fuera por varios días, en el Macizo, como para cambiar de montaña a mamá Montaña.  Yoimer y “El Curita” los alimentan cuando quedan solitos.  Pero llevan atados como cinco días.  A Corzo lo liberé una vez entré.  Casi me tumba.  Ellas en jubilo.  Jubilo que regresó como una hora después de que llegué.

Vamos a ver hasta qué horas irá la parranda.




NC
Vereda Ampudia, Jamundí
17 de octubre de 2017



El profe Ary: Social y Andino


 
P. Ary Campo en el programa Piensa en Paz de la UAO 
¿Que Colombia lleva cincuenta y pico de años en guerra?
No ha habido paz en este territorio desde los españoles.  Esta guerra que conocemos se selló desde 1845 con el militar –declarado conservador y liberal- Tomas Cipriano de Mosquera, y cuando se promulgaron oficialmente el partido conservador y el liberal.  Desde entonces unas castas ricas, poderosas, militares y eclesiásticas se disputaron el territorio, sus recursos y el poder político a partir de guerra sucia y guerra declarada. Hasta nuestros días.

Esas son las clases de sociales que el profe Ary Campo Chicangana da a sus estudiantes de secundaria. Enseña también de Hanan Pacha, Kay Pacha, Uhku Pacha, las direcciones tiempo-espacio del Andino nativo.

El Mayor Ary Campo es líder de la comunidad originaria Yanacona, por tanto también se le reconoce en el territorio indio colombiano.  Impulsor del primer cabildo indígena de Cali, el Yanacona, que se encargó de gobernar entre 1999 y 2005.

Al profe Ary le celebramos en “su cumple”. Ary nació el 26 de agosto de 1960 en Río Blanco, Macizo Colombiano, sur del Cauca. Es Yanacona. Es docente de Ciencias Sociales de la Institución Educativa Alfonso López Pumarejo de Potrerito, Jamundí; ha sido docente de humanidades de la Universidad del Valle y de la Universidad Autónoma de Occidente.  Realiza desde hace 15 años el programa América Andina, que fundó con Jorge Mendoza y Jaiver Sánchez, y que se emite todos los sábados de 8 a 9 a.m. por Univalle, la Emisora de la Universidad del Valle, 105.3 F.M. 

Estudioso y maestro (magister) de Historia Andina, ha escrito el texto “Pueblos Andinos, Montoneras, deserciones e insubordinaciones yanaconas y paeces, de editorial Feriva, parte del Archivo Histórico de Cali.  Además de sus aportes al libro Constitución desde la óptica indígena, de la Universidad Occidental Autónoma de Cali.

En la Autónoma creó la cátedra de Ecosofía.  La Ecosofía es la cátedra que procura la reflexión hacia el buen vivir.  Tal reflexión parte del estudio y convivencia con la naturaleza.  La Ecosofía propone observar y conectarse con el estado primario de todas las especies, que permite proteger el entorno.

Tengo la oportunidad de hacer este perfil del profe Ary Campo Chicanganá gracias a torta, velita, y entrevista con sus estudiantes del equipo de Comunicaciones del Alfonso López de Potrerito.  Son un equipo de grados séptimo a once que están aprendiendo sobre periodismo comunitario.  Ahora van por la Radio del Colegio, donde tengo el privilegio de ser su guía al lado de Ary. 



Textos del profe Ary Campo y sus estudiantes se pueden encontrar en el blog http://alpuma.blogspot.com.co

NC
Cali, Agosto 2017


La Mujer Planta


Botica de Luna

El Cuento

Cuentan que genera pánico en las convulsiones, despacha los dolores de cabeza y los cólicos, aterra desde una gripa hasta a un mal de espíritu.  Todos esos males de espíritu que matan humanos tristes, todos esos, prefieren marcharse a darle cara a la Mujer Planta.
Alejada de sus plantas devora los corazones tristes y mejor que, si en la noche, salgas con luna llena.
Cuentan que la Mujer Planta posee, habita y transforma, y en sus victimas gozosas sucede Magia.
La primera magia es que seduce.  Las otras es que cura, que espanta las pestes de este mundo desde la mente, la infancia, la emoción y el miedo, y son propicias para que en cuerpo y espíritu crezcas como Guayacán.
La Mujer Planta es causante de aquello que llaman Alegría.
¡Ja!

La Historia

Con esta foto de La Mujer Planta presentamos la Botica de Luna.
La Botica es una de las hijas de Tienda Umya.
La Botica es Juli Umya estudiando, conociendo, andando monte, recogiendo silvestres plantas, entendiendo su Ser Mujer, desde la vagina a la mente, desde el útero al corazón.
La Botica de Luna es respeto por las hermanas plantas y honores a aquella mágica Pacha Mama, llámala dios, llámala Gran Espíritu, o no la llames, ¡convócala!

La Botica de Luna son pomadas, aceites, vaporizaciones, mascarillas, mieles, té… Todas mezclas de plantas combinadas para dar con la receta justa para la ginecología nuestra, para el origen nuestro.  Y con las plantas, allí suceden aceites esenciales, allí suceden sales, minerales, allí suceden varios años de paciencia de Juli Umya, de prueba y aprendizaje.

Presentamos Botica de Luna, Ginecología Natural, por Juli Umya.

Modelos: Juli Umya, Caléndula, Manzanilla, Ruda y Romero.
Foto: Cristancho (Producciones Yakta, -más hijos de Tienda Umya ;)
Locación: Laboratorio de La Botica de Luna.

NC
Cali, 27 de agosto 2017

Del método del Amor

Aula Ancestral - Parte II 

Del método del Amor

Sonará cursi y cliché, pero la única fórmula posible de transformar lo que nos rodea es el Amor.
Y esa es la metodología base del Aula Ancestral pedagógica que en estas letras contextualizamos.

En los últimos dos milenios, que tengamos noticia y con contadas y valientes excepciones, el ser humano ha sido educado, deformado, entre la restricción, la orden, el regaño, el “¡No!”, “no hagas eso”, “no toques aquello”, “ve a dormir”, “come”, “lee”, “estudia”. Hay que reconocer que los golpes al estudiante terminaron por ahí en los años noventa del siglo XX. Pero en general, la absoluta tiranía del adulto.  Aunque en el siglo XXI haya quien afirme que las leyes permiten que los niños y jóvenes abusen y “la monten” sin permitirle a los padres la sagrada disciplina.
Narraré dos historias de desafecto para ilustrar la fórmula del Amor en el Aula Ancestral. 
Había estado lloviendo en Cali por varias semanas.  No serían las nueve de la mañana y en el reducido patio del Instituto La Rivera había un niño no mayor de 9 años acurrucado y llorando.  Llovizna intensa y fría, patio, niño en el centro.  Pintura del absurdo, escena de febrero de 2017, ciudad de Cali.
Interrumpo la clase con Octavo, no sin antes participarles de la escena y preguntarles si alguien se le ocurría qué estaba pasando.  Sin más fui en dirección del pequeño en el patio.

-¿Qué pasó hijo?

-Me castigaron porque le pegué a otro niño.  –Dijo entre sollozos.

Le di la mano y lo invité a pararse y a seguirme.

No habíamos caminado dos pasos cuando la profesora del niño apareció con la cara desfigurada por la ira.

-¿Qué cree usted que está haciendo profesor?  Haga el favor y no se meta en los asuntos de mi clase.  Me está desautorizando.  Este niño está castigado y solo yo le puedo levantar el castigo.  Se ha interesado usted por saber qué hizo antes de levantarle el castigo?

Cualquiera que fuese la falta, incluso que el niño hubiera reducido a la profesora y hubiera intentado la revolución promoviendo la asonada entre sus otros compañeritos de primaria, nada ameritaba un castigo como el ya descrito, patio, lluvia, humillación y tortura a los nueve años…

Pero veamos el hecho.  Dos pequeños entran en trifulca por arbitrariedades de niños y se resuelve con toma tu empujón, y tú toma tu puño.  Puño de nueve años, miren que no murió nadie, ni nada se inflamó.  En fin, tal acto se puede corregir, pero no con un castigo, y menos de semejante monta.  Alimentamos un pequeño caos con más violencia.  Enseñamos violencia.  Enseñamos que el camino de la corrección y de la “disciplina” es la violencia.
El caso del niño en el patío puede generar traumas simples pero permanentes, porque tal ser, en su adultez, habrá sembrado profundamente la violencia como la fórmula educadora y correcta.  Nos abusan de mil maneras porque vamos aceptando una a una, del tenor que fuera.  Y ese es el adulto que vemos en el planeta por siglos.

Brutal, abusador e ilegal, esa puede ser la sentencia en razón al castigo de la profesora de primaria, con perdón del que afirme que “no vinimos para juzgar, que vinimos para sanar”.  Y con tal intención, se podría afirmar que el castigo referido es además antipedagógico.  “Ah, qué ladilla la escuela.  Nos castigan y nos gritan.  Quién quiere ir a esa cárcel.”  Aunque la frase finalmente es mía, es colcha de retazos que hice de lo que me decían los estudiantes de varios grados del Instituto La Rivera de Cali.

Segunda historia.  Rueda el año 2014 y tengo la oportunidad de trabajar con la Universidad del Valle en un programa nacional llamado Ondas, que patrocina una institución gubernamental colombiana llamada Colciencias. Trabajo para el programa como asesor de educación en lenguaje.  Se trataba de buscar fórmulas alternativas con base en la investigación científica para que los estudiantes se interesen en leer y escribir español e inglés.

Me asignaron nueve instituciones de educación secundaria y dos de primaria, todas ubicadas en áreas rurales o semirurales del norte del Valle del Cauca. 

Como debía seguir las etapas del proceso investigativo, empecé por plantear preguntas para establecer el “problema” de lenguaje.

Los profesores resolvieron el interrogante fácilmente:  “A los estudiantes les da pereza leer, carecen de habilidades para escribir, y su falta de interés por una u otra es alarmante”.  Palabras más, palabras menos, ahí queda el asunto para los docentes.

Ahora lean lo que responden los estudiantes cuando se les plantea cuál es el problema en el aprendizaje del lenguaje:  “Los profesores nos gritan, no les interesa lo que pensamos.  No tenemos una buena comunicación con los docentes ni entre nosotros”.

Los estudiantes, sin haber ido a la universidad y sin haber terminado la maestría y el doctorado dieron la respuesta clave para entender qué pasa en las aulas.  Quién va a querer leer y escribir, si la base del lenguaje, que es la comunicación simple y lironda con el otro está rota.

No me detendré a narrar las atrocidades que los docentes cometen con los estudiantes gritándolos y maltratándolos, desestimulando cualquier interés por la educación.  De una institución de primaria del municipio de San Pedro me prohibieron volver porque al coordinador no le gustó que le advirtiera que estaba cometiendo abusos graves contra los niños.  Del municipio de Caicedonia, una docente de primaria me cerró las puertas de su clase hasta que no me resigné a verla gritarlos y perseguirlos como loca por la escuelita.

Si la educación sigue siendo tener que acatar las órdenes de unos adultos locos, aburridos y agresivos, quién quiere seguir en eso.

De las anteriores experiencias, si bien con los adultos hubo roces –lo que me indica que hasta con ellos debo aplicar el amor, a pesar de nuestra terquedad y testarudez-, con los niños y adolescentes siempre hubo éxito en el proceso formativo gracias a sentirlos como seres, a apreciarlos como seres en formación, a respetarlos y a pedirles excusas cuando fuere necesario.  A buscar fórmulas para comunicarme según me dedicaba a conocerlos, a pesar de lo difíciles o cerrados que pudieran ser. 

La escena del profesor saliendo despedido de la escuela rodeado de sus estudiantes no puede suceder más.  Por eso aquí está este proyecto del Aula Ancestral, y en este capítulo la justificación de por qué educar en amor. 


NC 

Cali, Junio 2017

Desnuda y con sombrilla

Homenaje a Silvio Rodríguez
Desnuda y con sombrilla
Credito:  Néstor Cristancho / Modelo: Juliana Muñoz
Cali
Junio 2017

El Aula Ancestral - Parte I



Introducción

En medio del florecimiento, y la apertura de nuevos procesos, nos aproximamos a varios finales. 
Las instituciones se derrumban.
Conceptos institucionalizados como “La Pareja”, familia, padres, patria, propiedad, trabajo, política y religión… Todos se derrumban en cada uno de nosotros.
Y se trata de un proceso justo y necesario.
La democracia debe ser sustituida por Anarquía.  Anarquía entendida como la forma consciente de ser capaz de que cada uno nos gobernemos sin hacer daño al otro y sin necesidad de políticos ladrones y mentirosos.
Las religiones que profesamos han de ser transformadas en el entendimiento de la espiritualidad.
La Pareja cederá a la individualidad; y desde ese punto, hay que transformar la manera de relacionarnos.  Somos perritos en celo, alimentando el Gran Caos con la contaminación del cuerpo y el vacío de espíritu. Alimentamos el gran caos con sobrepoblación de seres abandonados y cojos de balance por la ausencia de padres.  Basta ya de dejar madres solteras.
Para ser padre habrá que estudiar y someterse a pruebas prácticas.  Esa será la única carrera que justifique la Universidad, así se sustituirá la embrutecedora universidad y su negocio tal como los conocemos por siglos.
Para todo este plan se exige una urgente Nueva Educación que aquí he llamado ‘Aula Ancestral’.

Justificación y objetivos

Tomada en celular por el equipo de Grado 10 I. La Rivera
Se pregonan nuevas metodologías educativas que terminan ajustando seres al sistema del negocio escolar; a permitir que las aulas sean “cárceles” como las llamaban mis estudiantes del Instituto La Rivera.
La educación deberá ser gratis e impartida por seres que han alcanzado la maestría a través del ejemplo de su vida. 
Se educará en el entendimiento de que somos seres de energía con diferentes intereses e inquietudes.  De las emociones se enseñará que son formas de liberar nuestra energía.  Y que si aprendemos a manejarlas podremos hallar el camino de la fuerza sagrada.  Así que la ira será materia de aprendizaje, y los celos y la envidia.  La felicidad y los placeres serán impulso para disipar miedos y crear seres aventureros.

Se canalizará la fuerza energética de las emociones para alimentar procesos urgentes sociales que requieren de tal poder.  Así que se sustituirá la guerra por el aprendizaje del arte de amar y ser amado.  La sexualidad será sagrada y divina.

El concepto de racionalidad se desvanece y descubrimos que no alcanzamos a ser racionales sino que debemos formarnos para serlo.

Las instituciones que conocemos son un instrumento de manipulación para mantenernos ciegos, sordos, mudos, enfermos físicos y mentales.

Cada vez nos hacemos más sedentarios, estáticos, cómodos, conformes o resignados, así nos hacemos obesos mentales al alimentar y alimentar ideas idiotas.

Proyecto Aula Ancestral

Filosofía

En el Aula Ancestral se aprende en Amor y a través del juego.  Creemos que hay situaciones serias, pero no creemos en las personas serias.

Metodología

Abriremos el Aula Ancestral. Funcionaremos entre las 8:30 a.m. a 12 del día y de 2 a 5 p.m.  No habrá que matricularse, pues la entrada será libre a niños, jóvenes y adultos.  Se ofrecerán diversas materias teórico-prácticas.  Así, aprenderemos sociales, historia, geografía, español, lenguas nativas, inglés y otros idiomas a través del arte (danza, teatro, música, poesía, narrativa y crónica) y las técnicas de comunicación (Radio, tele y periódico del Colegio).  Se usarán las redes sociales como herramienta de difusión;  se aprenderá a usarlas con tales fines.

No habrá notas ni se medirá el rendimiento por los “resultados académicos”.  Simplemente se propondrán tareas que se cumplirán dentro del periodo escolar.  Así, por ejemplo, para concluir la historia de “la conquista”, se realizarán crónicas radiales, representaciones teatrales y cine.
Así que teatro, danza y medios de comunicación serán materias formales y transversas.
También habrá una clase dedicada a aprender a tomar notas y a llevar cuadernos como bitácoras de vida individual.
Los profesores presentarán el tema del día y la forma de trabajarlo sin tomarse más de 25 minutos y los estudiantes ejecutarán las labores según el planteamiento del maestro.  Se podrá usar el celular con “datos” u otros medios nuevos para resolver las preguntas e investigaciones propuestas por el docente-guía.

Las matemáticas serán enseñadas por profesores que cuenten historias y que desarrollen formas aplicadas del uso de los números y sus fórmulas.

A través del “Gobierno Escolar” se escogerá por votación a los coordinadores de profesores, al Consejo de Estudiantes y a su representante general.  Los estudiantes serán educados para entender los beneficios y males de la democracia.  Y la Anarquía será un objetivo filosófico y político del más alto calibre.

Se educará a adultos y a padres.  Se les hará entender que el joven no es un ser que por gracia divina aparece para ser nuestro súbdito o lacayo.  Así que no se justifica que se le den órdenes o se le grité.  Solo se le guiará.  Si se llega a confrontaciones, se utilizarán tales oportunidades para aprender a pedir perdón y a resolver conflictos de manera armónica.  Aquí aprenderán docentes y estudiantes al mismo tiempo.  Y al mismo tiempo se sabrá pedir tales excusas al joven.  Es esencial que aprendamos a pedir perdón y a perdonar.

La metodología será El Amor.  No puede haber otra, en la escuela, en las relaciones, en la solución de conflictos, en la construcción social.  El Aula Ancestral enseñará sus caminos en la práctica.

La sexualidad, las drogas, el alcohol, los amigos, la rumba, la cocina y el buen alimento serán clases permanentes dispuestas dentro del horario escolar semanal.
Se podrá asistir o no a cualquier clase sin esperar sanciones o restricciones, a no ser por la cantidad de asistentes para garantizar la optimización del mensaje-aprendizaje.

Se darán talleres de padres al menos una vez al mes.  La única condición de aceptabilidad de un joven en el Aula Ancestral, será que los padres participen de tales talleres.

Se enseñará a presentar los exámenes y pruebas nacionales y extranjeras a través del sentido común y la confianza.

El sentido común y la confianza serán aprendizajes transversales que partirán de la educación física, las actividades deportivas y la danza hacia materias como resolución de conflictos, política y economía.

Por lo tanto, la filosofía hará hincapié en el entendimiento individual de cada ser y se alimentará el sentido común a través de ejercicios que obliguen al educando a tomar decisiones y reflexionar sobre ellas.

Para desarrollar el entendimiento que lleva al sentido común y a formar seres con carácter y criterio, se enseñará yoga y se hará de la meditación una práctica.

En Historia se controvertirá la historia que nos han contado.  Todo aquello que ha enseñado occidente, sus dioses, héroes y enemigos, serán puestas bajo la lupa crítica.  Y se entenderá que mitos como el de Hitler, Osama Bin Laden o ISIS son chivos expiatorios del caos provocado por los intereses de poder de élites en Inglaterra, Francia, Estados Unidos y otras grandes fincas de los ricos.  En países como Colombia, del que provengo, se enseñará que la mayoría de nuestros héroes han sido seres despiadados impulsores de la guerra sucia como Francisco de Paula Santander, y que cantamos el himno escrito por un provocador de la violencia que nos ha gobernado por dos siglos, como Rafael Núñez.

El racionalismo será visto como una meta a la que debemos llegar a través de la conciencia.  No somos seres racionales por naturaleza, somos seres afectivos en esencia, según el viejo principio Sufí.  El raciocinio se respetará de la misma forma que la capacidad de locura, la rebeldía y el surrealismo.

En el Aula Ancestral no habrá códigos de vestir o de lucir.   Se propondrán colores a mantener para garantizar la seguridad de los estudiantes en salidas de campo.

No habrá salones cerrados ni aulas permanentes asignadas a un determinado grado.  Oramos a los ancestros por un río o riachuelo que nos permita conocer su sabiduría.

No habrá grados determinados, se permitirá la participación estudiantil por el simple interés en la (o las) clase (s) a la (s) que se asiste en la semana.

NOTA AL PIE:  El Aula Ancestral es por ahora una meta de vida.  Dónde y cuándo ocurra será cuestión de amor, paciencia, aprendizaje y humildad.  En eso estamos trabajando.  Y si faltamos, pues aquí te queda esta idea.

NC

Cali, abril 2017