Del método del Amor

Aula Ancestral - Capítulo II 

Del método del Amor

Sonará cursi y cliché, pero la única fórmula posible de transformar lo que nos rodea es el Amor.
Y esa es la metodología base del Aula Ancestral pedagógica que en estas letras contextualizamos.

En los últimos dos milenios, que tengamos noticia y con contadas y valientes excepciones, el ser humano ha sido educado, deformado, entre la restricción, la orden, el regaño, el “¡No!”, “no hagas eso”, “no toques aquello”, “ve a dormir”, “come”, “lee”, “estudia”. Hay que reconocer que los golpes al estudiante terminaron por ahí en los años noventa del siglo XX. Pero en general, la absoluta tiranía del adulto.  Aunque en el siglo XXI haya quien afirme que las leyes permiten que los niños y jóvenes abusen y “la monten” sin permitirle a los padres la sagrada disciplina.
Narraré dos historias de desafecto para ilustrar la fórmula del Amor en el Aula Ancestral. 
Había estado lloviendo en Cali por varias semanas.  No serían las nueve de la mañana y en el reducido patio del Instituto La Rivera había un niño no mayor de 9 años acurrucado y llorando.  Llovizna intensa y fría, patio, niño en el centro.  Pintura del absurdo, escena de febrero de 2017, ciudad de Cali.
Interrumpo la clase con Octavo, no sin antes participarles de la escena y preguntarles si alguien se le ocurría qué estaba pasando.  Sin más fui en dirección del pequeño en el patio.

-¿Qué pasó hijo?

-Me castigaron porque le pegué a otro niño.  –Dijo entre sollozos.

Le di la mano y lo invité a pararse y a seguirme.

No habíamos caminado dos pasos cuando la profesora del niño apareció con la cara desfigurada por la ira.

-¿Qué cree usted que está haciendo profesor?  Haga el favor y no se meta en los asuntos de mi clase.  Me está desautorizando.  Este niño está castigado y solo yo le puedo levantar el castigo.  Se ha interesado usted por saber qué hizo antes de levantarle el castigo?

Cualquiera que fuese la falta, incluso que el niño hubiera reducido a la profesora y hubiera intentado la revolución promoviendo la asonada entre sus otros compañeritos de primaria, nada ameritaba un castigo como el ya descrito, patio, lluvia, humillación y tortura a los nueve años…

Pero veamos el hecho.  Dos pequeños entran en trifulca por arbitrariedades de niños y se resuelve con toma tu empujón, y tú toma tu puño.  Puño de nueve años, miren que no murió nadie, ni nada se inflamó.  En fin, tal acto se puede corregir, pero no con un castigo, y menos de semejante monta.  Alimentamos un pequeño caos con más violencia.  Enseñamos violencia.  Enseñamos que el camino de la corrección y de la “disciplina” es la violencia.
El caso del niño en el patío puede generar traumas simples pero permanentes, porque tal ser, en su adultez, habrá sembrado profundamente la violencia como la fórmula educadora y correcta.  Nos abusan de mil maneras porque vamos aceptando una a una, del tenor que fuera.  Y ese es el adulto que vemos en el planeta por siglos.

Brutal, abusador e ilegal, esa puede ser la sentencia en razón al castigo de la profesora de primaria, con perdón del que afirme que “no vinimos para juzgar, que vinimos para sanar”.  Y con tal intención, se podría afirmar que el castigo referido es además antipedagógico.  “Ah, qué ladilla la escuela.  Nos castigan y nos gritan.  Quién quiere ir a esa cárcel.”  Aunque la frase finalmente es mía, es colcha de retazos que hice de lo que me decían los estudiantes de varios grados del Instituto La Rivera de Cali.

Segunda historia.  Rueda el año 2014 y tengo la oportunidad de trabajar con la Universidad del Valle en un programa nacional llamado Ondas, que patrocina una institución gubernamental colombiana llamada Colciencias. Trabajo para el programa como asesor de educación en lenguaje.  Se trataba de buscar fórmulas alternativas con base en la investigación científica para que los estudiantes se interesen en leer y escribir español e inglés.

Me asignaron nueve instituciones de educación secundaria y dos de primaria, todas ubicadas en áreas rurales o semirurales del norte del Valle del Cauca. 

Como debía seguir las etapas del proceso investigativo, empecé por plantear preguntas para establecer el “problema” de lenguaje.

Los profesores resolvieron el interrogante fácilmente:  “A los estudiantes les da pereza leer, carecen de habilidades para escribir, y su falta de interés por una u otra es alarmante”.  Palabras más, palabras menos, ahí queda el asunto para los docentes.

Ahora lean lo que responden los estudiantes cuando se les plantea cuál es el problema en el aprendizaje del lenguaje:  “Los profesores nos gritan, no les interesa lo que pensamos.  No tenemos una buena comunicación con los docentes ni entre nosotros”.

Los estudiantes, sin haber ido a la universidad y sin haber terminado la maestría y el doctorado dieron la respuesta clave para entender qué pasa en las aulas.  Quién va a querer leer y escribir, si la base del lenguaje, que es la comunicación simple y lironda con el otro está rota.

No me detendré a narrar las atrocidades que los docentes cometen con los estudiantes gritándolos y maltratándolos, desestimulando cualquier interés por la educación.  De una institución de primaria del municipio de San Pedro me prohibieron volver porque al coordinador no le gustó que le advirtiera que estaba cometiendo abusos graves contra los niños.  Del municipio de Caicedonia, una docente de primaria me cerró las puertas de su clase hasta que no me resigné a verla gritarlos y perseguirlos como loca por la escuelita.

Si la educación sigue siendo tener que acatar las órdenes de unos adultos locos, aburridos y agresivos, quién quiere seguir en eso.

De las anteriores experiencias, si bien con los adultos hubo roces –lo que me indica que hasta con ellos debo aplicar el amor, a pesar de nuestra terquedad y testarudez-, con los niños y adolescentes siempre hubo éxito en el proceso formativo gracias a sentirlos como seres, a apreciarlos como seres en formación, a respetarlos y a pedirles excusas cuando fuere necesario.  A buscar fórmulas para comunicarme según me dedicaba a conocerlos, a pesar de lo difíciles o cerrados que pudieran ser. 

La escena del profesor saliendo despedido de la escuela rodeado de sus estudiantes no puede suceder más.  Por eso aquí está este proyecto del Aula Ancestral, y en este capítulo la justificación de por qué educar en amor. 


NC 

Cali, Junio 2017

Desnuda y con sombrilla

Homenaje a Silvio Rodríguez
Desnuda y con sombrilla
Credito:  Néstor Cristancho / Modelo: Juliana Muñoz
Cali
Junio 2017

El Aula Ancestral



Introducción

En medio del florecimiento, y la apertura de nuevos procesos, nos aproximamos a varios finales. 
Las instituciones se derrumban.
Conceptos institucionalizados como “La Pareja”, familia, padres, patria, propiedad, trabajo, política y religión… Todos se derrumban en cada uno de nosotros.
Y se trata de un proceso justo y necesario.
La democracia debe ser sustituida por Anarquía.  Anarquía entendida como la forma consciente de ser capaz de que cada uno nos gobernemos sin hacer daño al otro y sin necesidad de políticos ladrones y mentirosos.
Las religiones que profesamos han de ser transformadas en el entendimiento de la espiritualidad.
La Pareja cederá a la individualidad; y desde ese punto, hay que transformar la manera de relacionarnos.  Somos perritos en celo, alimentando el Gran Caos con la contaminación del cuerpo y el vacío de espíritu. Alimentamos el gran caos con sobrepoblación de seres abandonados y cojos de balance por la ausencia de padres.  Basta ya de dejar madres solteras.
Para ser padre habrá que estudiar y someterse a pruebas prácticas.  Esa será la única carrera que justifique la Universidad, así se sustituirá la embrutecedora universidad y su negocio tal como los conocemos por siglos.
Para todo este plan se exige una urgente Nueva Educación que aquí he llamado ‘Aula Ancestral’.

Justificación y objetivos

Tomada en celular por el equipo de Grado 10 I. La Rivera
Se pregonan nuevas metodologías educativas que terminan ajustando seres al sistema del negocio escolar; a permitir que las aulas sean “cárceles” como las llamaban mis estudiantes del Instituto La Rivera.
La educación deberá ser gratis e impartida por seres que han alcanzado la maestría a través del ejemplo de su vida. 
Se educará en el entendimiento de que somos seres de energía con diferentes intereses e inquietudes.  De las emociones se enseñará que son formas de liberar nuestra energía.  Y que si aprendemos a manejarlas podremos hallar el camino de la fuerza sagrada.  Así que la ira será materia de aprendizaje, y los celos y la envidia.  La felicidad y los placeres serán impulso para disipar miedos y crear seres aventureros.

Se canalizará la fuerza energética de las emociones para alimentar procesos urgentes sociales que requieren de tal poder.  Así que se sustituirá la guerra por el aprendizaje del arte de amar y ser amado.  La sexualidad será sagrada y divina.

El concepto de racionalidad se desvanece y descubrimos que no alcanzamos a ser racionales sino que debemos formarnos para serlo.

Las instituciones que conocemos son un instrumento de manipulación para mantenernos ciegos, sordos, mudos, enfermos físicos y mentales.

Cada vez nos hacemos más sedentarios, estáticos, cómodos, conformes o resignados, así nos hacemos obesos mentales al alimentar y alimentar ideas idiotas.

Proyecto Aula Ancestral

Filosofía

En el Aula Ancestral se aprende en Amor y a través del juego.  Creemos que hay situaciones serias, pero no creemos en las personas serias.

Metodología

Abriremos el Aula Ancestral. Funcionaremos entre las 8:30 a.m. a 12 del día y de 2 a 5 p.m.  No habrá que matricularse, pues la entrada será libre a niños, jóvenes y adultos.  Se ofrecerán diversas materias teórico-prácticas.  Así, aprenderemos sociales, historia, geografía, español, lenguas nativas, inglés y otros idiomas a través del arte (danza, teatro, música, poesía, narrativa y crónica) y las técnicas de comunicación (Radio, tele y periódico del Colegio).  Se usarán las redes sociales como herramienta de difusión;  se aprenderá a usarlas con tales fines.

No habrá notas ni se medirá el rendimiento por los “resultados académicos”.  Simplemente se propondrán tareas que se cumplirán dentro del periodo escolar.  Así, por ejemplo, para concluir la historia de “la conquista”, se realizarán crónicas radiales, representaciones teatrales y cine.
Así que teatro, danza y medios de comunicación serán materias formales y transversas.
También habrá una clase dedicada a aprender a tomar notas y a llevar cuadernos como bitácoras de vida individual.
Los profesores presentarán el tema del día y la forma de trabajarlo sin tomarse más de 25 minutos y los estudiantes ejecutarán las labores según el planteamiento del maestro.  Se podrá usar el celular con “datos” u otros medios nuevos para resolver las preguntas e investigaciones propuestas por el docente-guía.

Las matemáticas serán enseñadas por profesores que cuenten historias y que desarrollen formas aplicadas del uso de los números y sus fórmulas.

A través del “Gobierno Escolar” se escogerá por votación a los coordinadores de profesores, al Consejo de Estudiantes y a su representante general.  Los estudiantes serán educados para entender los beneficios y males de la democracia.  Y la Anarquía será un objetivo filosófico y político del más alto calibre.

Se educará a adultos y a padres.  Se les hará entender que el joven no es un ser que por gracia divina aparece para ser nuestro súbdito o lacayo.  Así que no se justifica que se le den órdenes o se le grité.  Solo se le guiará.  Si se llega a confrontaciones, se utilizarán tales oportunidades para aprender a pedir perdón y a resolver conflictos de manera armónica.  Aquí aprenderán docentes y estudiantes al mismo tiempo.  Y al mismo tiempo se sabrá pedir tales excusas al joven.  Es esencial que aprendamos a pedir perdón y a perdonar.

La metodología será El Amor.  No puede haber otra, en la escuela, en las relaciones, en la solución de conflictos, en la construcción social.  El Aula Ancestral enseñará sus caminos en la práctica.

La sexualidad, las drogas, el alcohol, los amigos, la rumba, la cocina y el buen alimento serán clases permanentes dispuestas dentro del horario escolar semanal.
Se podrá asistir o no a cualquier clase sin esperar sanciones o restricciones, a no ser por la cantidad de asistentes para garantizar la optimización del mensaje-aprendizaje.

Se darán talleres de padres al menos una vez al mes.  La única condición de aceptabilidad de un joven en el Aula Ancestral, será que los padres participen de tales talleres.

Se enseñará a presentar los exámenes y pruebas nacionales y extranjeras a través del sentido común y la confianza.

El sentido común y la confianza serán aprendizajes transversales que partirán de la educación física, las actividades deportivas y la danza hacia materias como resolución de conflictos, política y economía.

Por lo tanto, la filosofía hará hincapié en el entendimiento individual de cada ser y se alimentará el sentido común a través de ejercicios que obliguen al educando a tomar decisiones y reflexionar sobre ellas.

Para desarrollar el entendimiento que lleva al sentido común y a formar seres con carácter y criterio, se enseñará yoga y se hará de la meditación una práctica.

En Historia se controvertirá la historia que nos han contado.  Todo aquello que ha enseñado occidente, sus dioses, héroes y enemigos, serán puestas bajo la lupa crítica.  Y se entenderá que mitos como el de Hitler, Osama Bin Laden o ISIS son chivos expiatorios del caos provocado por los intereses de poder de élites en Inglaterra, Francia, Estados Unidos y otras grandes fincas de los ricos.  En países como Colombia, del que provengo, se enseñará que la mayoría de nuestros héroes han sido seres despiadados impulsores de la guerra sucia como Francisco de Paula Santander, y que cantamos el himno escrito por un provocador de la violencia que nos ha gobernado por dos siglos, como Rafael Núñez.

El racionalismo será visto como una meta a la que debemos llegar a través de la conciencia.  No somos seres racionales por naturaleza, somos seres afectivos en esencia, según el viejo principio Sufí.  El raciocinio se respetará de la misma forma que la capacidad de locura, la rebeldía y el surrealismo.

En el Aula Ancestral no habrá códigos de vestir o de lucir.   Se propondrán colores a mantener para garantizar la seguridad de los estudiantes en salidas de campo.

No habrá salones cerrados ni aulas permanentes asignadas a un determinado grado.  Oramos a los ancestros por un río o riachuelo que nos permita conocer su sabiduría.

No habrá grados determinados, se permitirá la participación estudiantil por el simple interés en la (o las) clase (s) a la (s) que se asiste en la semana.

NOTA AL PIE:  El Aula Ancestral es por ahora una meta de vida.  Dónde y cuándo ocurra será cuestión de amor, paciencia, aprendizaje y humildad.  En eso estamos trabajando.  Y si faltamos, pues aquí te queda esta idea.

NC

Cali, abril 2017

Pawkar Raymi 2017



"El Florecimiento" muestra el rumbo Norte.
El fuego, la lluvia, los cantos, los tambores, la quena, el charango, las guitarras... La Vida en aventura...
Buen camino para todos...
A pesar de que la siembra puedo haber sido dura; tempestades e inclemencias entregan ahora frutos sanos y fuertes.
Feliz camino a esos seres en el camino y en cosecha.  
Fue un honor haber hecho camino con vosotros.

NC
Cali, 26 de marzo, 2017















La Reconquista

Hasta los niños querían salir de “Narcos” el sábado. Los niños corrían el sábado en la mañana emocionados porque querían participar de la película que estaban grabando en la Loma de la Cruz: “Narcos”, de Netflix. Los padres corrían alegres llevando a sus hijos.

Muy temprano se vieron llegar camiones al mejor estilo de las caravanas con super camiones que monta Hollywood; y la policía restringió el paso por La Loma, sitio tradicional y público de Cali.

Ese sábado habían pedido cuatro pizzas para el medio día y desde temprano inicié la jornada en Pachakuti.  Me tocó ver el desfile de los cineastas y de los que querían participar, porque además los Netflix hicieron un llamado formal a los que quisieran figurar como “extras”.

Digamos que en nuestro tiempo se han juntado la Nueva Conquista, la Patria Boba y la Sociedad Idiota. 

Pronto pasó por Pachakuti uno de esos gringos, con su séquito de colombianas idiotas. 

-¿Y ustedes son los de Netflix?
-El gringo me miró despectivo de arriba abajo y no respondió.
-I’m asking you if you’re part of the Netflix Crew?  -Le pregunté alto y fuerte como para que se dejara de hacer el ‘asshole’.  Y le dije lo que ese zopenco ni entiende:

Los gringos nos estigmatizan como el país de los narcos, los coqueros, los asesinos, los sicarios desalmados, donde habita la muerte en cada esquina.  Y que para colmo somos los culpables del narcotráfico. Pero ¿quiénes son los verdaderos Narcos? Siempre preguntamos por qué no hay capos de la droga en Estados Unidos. 

Hay varias pistas que revelan que el gobierno de Estados Unidos es el mayor traficante de drogas del mundo, utilizando para ello a la agencia “de inteligencia” CIA, a la DEA (Administración de Drogas) y todo tipo de fundaciones fachada.  El dinero se lava a través de bancos, deportes, finca raíz…

Los colombianos celebramos el partido arreglado del Barcelona porque no entendemos que el fútbol es uno de los negocios que mayor dinero del narcotráfico lava.  Saltamos cuando James hace un gol, porque el problema de ese muchacho que actúa y parece tonto es un reflejo de millones de colombianos: no tenemos ni idea del diablo con el que estamos metido.  

El ex espía ruso Daniel Estulin se ha hecho rico destapando todos los secretos que sabe de la forma en que la guerra de las drogas es toda una estrategia económica de la que depende buena parte de la “macroecomía” global.  La manera en que se trafica desde el Estado norteamericano ya se ha delatado varias veces, especialmente tras la muerte del primer capo gringo del narcotráfico, Barry Seal, que alcanzó a denunciar la red criminal del Gobierno al que servía.

Las manos criminales del Gobierno estadounidense siempre están activas.  Casos famosos son las dictaduras que sostuvieron y los gobiernos que aniquilaron.  En América latina recordamos casos como el de Allende; como toda la generalada argentina; y la generalada y coronelada colombiana, que estudian en sus escuelas para sembrar terrorismo en el pueblo.  El propio Ronald Reagan, siendo presidente salió en la televisión a admitir cínicamente cómo se movían los brazos criminales de su país.  Hablaba de cómo Estados Unidos vendía armas clandestinamente durante la guerra Irak-Irán de 1985, que ellos además habían ayudado a atizar.  Y que con el dinero ilegal financiaban una contrarevolución para derrocar al gobierno socialista nicaragüense.  “Y lo hacemos porque somos Estados Unidos”, y qué, dijo Reagan en la tele.

La Sociedad está idiotizada porque hay un alto complejo de inferioridad.  Los extranjeros son como dioses.  Así los vimos en 1492 y así seguimos.

Por eso están haciendo dinero todavía con nosotros, con el territorio, con los recursos… Extrayendo. No ha cambiado su meta.  Ya han comprado la costa atlántica, van por la pacífica, Santa Marta, el barrio La Candelaria de Bogotá, San Antonio en Cali, una amplia red de ríos que alimentan a la ISAGEN que le vendió Juan Manuel Santos a sus socios empresarios, etc.

Por eso los niños y las chicas idiotas corrían detrás de los gringos el sábado.


NC

Cali, 10 de marzo 2017

De Silvio

"La necedad de vivir sin tener precio..."


Los bandidos del orden, el día de la mujer y el día del trabajo



“Trabajadores: la guerra de clases ha comenzado. Ayer, frente a la fábrica McCormik, se fusiló a los obreros. ¡Su sangre pide venganza! ¿Quién podrá dudar ya que los chacales que nos gobiernan están ávidos de sangre trabajadora? Pero los trabajadores no son un rebaño de carneros. ¡Al terror blanco respondamos con el terror rojo! Es preferible la muerte que la miseria. Si se fusila a los trabajadores, respondamos de tal manera que los amos lo recuerden por mucho tiempo. Es la necesidad lo que nos hace gritar: ¡A las armas!. Ayer, las mujeres y los hijos de los pobres lloraban a sus maridos y a sus padres fusilados, en tanto que en los palacios de los ricos se llenaban vasos de vino costosos y se bebía a la salud de los bandidos del orden… ¡Secad vuestras lágrimas, los que sufrís! ¡Tened coraje, esclavos! ¡Levantaos!.”

Esa fue la proclama publicada en el periódico Arbeiter Zeitung en 1886.  El periódico originado en Chicago por intelectuales de origen alemán fue extinto tras la persecución y ahorcamiento de varios de sus redactores y editores, hechos apoyados por la prensa tradicional que desde entonces ya mostraba sus uñas. Es famoso cómo The New York Times vaticinaba la aniquilación del movimiento obrero para mantener la soñada industrialización.  Pero volvamos a la revuelta de los trabajadores, que empezó el primero  de mayo de 1886 en Chicago.

La proclama “La guerra de clases ha comenzado” era una reacción a los seis muertos y las “decenas de heridos” que el grupo de “rompehuelgas” de la policía causó al disparar contra los trabajadores que cumplían tres días de protestas reclamando ocho horas de trabajo, ocho horas para la casa y ocho horas de sueño. 

Al día siguiente, 4 de mayo, se reanudaron las protestas laborales.  Cuando la policía se iba a lanzar sobre los trabajadores, un hombre les lanzó un artefacto explosivo que le quitó la vida a un oficial, y heridas a una decena.

Con pruebas falsas, un juez condenó a muerte a los líderes del movimiento obrero para acabar con las manifestaciones.  Por eso se celebra el día del trabajo en el mundo entero el primero de mayo, excepto en Estados Unidos, donde tales memorias son erradicadas a la fuerza de la historia.

El Día de la Mujer, el 8 de marzo, nos recuerda que las mujeres también se habían sumado a las protestas, por las inclementes jornadas de 16 horas, por las salarios de explotación, por las discriminaciones y abusos de que eran objeto.

El 25 de marzo de 1911, en Manhattan, Nueva York, después de varias acciones para exigir sus derechos, las trabajadoras de la fábrica de ropa Triangle Shirtwaist fueron encerradas para que no pudieran salir hasta cumplir con los horarios impuestos por sus jefes.  Un incendio le quitó la vida a 146 personas, 129 de ellas las mujeres que habían estado exigiendo beneficios.  Esas mujeres tenían entre 16 y 23 años de edad.

Ese y otros incidentes se guardan en la memoria de este 8 de marzo.

La historia, como siempre, silenciada y mal contada, solo nos deja ver un atisbo de la verdad. Fuimos y seguimos siendo una sociedad obrera bajo la esclavitud impuesta por unos pocos. 


NC
Cali, 7 de marzo 2017